Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información
Política de cookies +
  • Tres razones para optar por modelos estandarizados de riesgo operacional

Tres razones para optar por modelos estandarizados de riesgo operacional

Son muchas las razones que han llevado a Basilea a proponer un esquema de cálculo de riesgos que penaliza los modelos avanzados. Esta tendencia a la eliminación de los modelos internos (tanto como para determinadas carteras) o la incorporación de un “floor” para limitar los ahorros de capital en dichas figuras, se basa, según el regulador, en tres problemas concretos: la variabilidad, la complejidad y la difícil comparabilidad de los modelos implementados, que implican una nula confluencia en los cálculos de capital regulatorio. A continuación, algunos momentos importantes en esta historia.

Nuevo acuerdo sobre requerimiento de capital


Con la publicación definitiva en junio de 2004 del nuevo acuerdo sobre requerimiento de capital (Basilea II), se puso final a un largo proceso de cinco años iniciado en 1999 y que contó con un amplio consenso, no sólo por parte de los reguladores, sino del sector financiero en general, principalmente por sus incentivos en la mejora de la gestión del riesgo.

La normativa basada en los ya famosos tres pilares:

• Capital mínimo
• Proceso supervisor
• Disciplina de mercado

Adicionalmente, agrupaba los riesgos en tres categorías para el cálculo del capital regulatorio: crédito, mercado y operacional. Bajo nuestro punto de vista el paso más innovador era la inclusión de la filosofía de las diferentes metodologías de cálculo y la introducción de los modelos internos.

Nuevo acuerdo sobre requerimiento de capital
La mencionada filosofía incentivaba la inversión en los procesos de mejora cualitativa y cuantitativa de la medición gestión y mitigación de riesgos a cambio de una reducción teórica en el requerimiento de capital mínimo para cada tipo de riesgo.

Ruptura del consenso

El cuestionamiento de esta filosofía aparece primero en los documentos consultivos sobre Fundamental Review of Trading Book (FRTB) de 2012 que afecta al modelo interno de Riesgo de Mercado donde se establece un proceso de revisión profunda de lo modelos internos que incluía:

• Una aprobación más rigurosa del modelo interno cartera a cartera.
• La sustitución del VaR por el Exected Shortfall (ES).
• La revisión del modelo estándar (SA).
• La incorporación de horizontes de liquidez.
• Revisión de la frontera entre Trading y el Banking Book.

Propuesta de descatalogación del modelo AMA

Continúan con la publicación en octubre de 2014 del documento consultivo sobre la revisión del modelo estándar del cálculo de capital por Riesgo Operacional que se concreta con la anunciada propuesta de descatalogación del modelo AMA en el documento consultivo sobre Standardised Measurement Approach for operational risk (SMA) sobre riesgo operacional de este mismo mes de marzo de 2016 caracterizada por:

• La modificación del modelo estándar SA hacia el SMA, con cambios en el proxi desde el GI hacia el BI.
• La inclusión de cinco tramos en función del tamaño del BI.
• La inclusión como multiplicador del cálculo del Internal Loss Multiplier and Loss Component.

Culmina con la serie de documentos de consulta, el ultimo de este mes de marzo: “Reducing variation in credit risk-weighted assets – constraints on the use of internal model approaches”, sobre los modelos IRB de riesgo de crédito donde:

• Se elimina el empleo de modelo IRB para determinadas carteras.
• Se propone implementar “floors” para asegurar niveles mínimos de capital para las carteras que permanezcan en IRB.
• Se incluyen mayores especificaciones para la estimación de parámetros con el objetivo de disminuir la variabilidad de los mismos.

Impacto en capital

No es necesario hacer demasiados cálculos para inferir que esta eliminación parcial o total de los modelos avanzados implicará un muy importante aumento de los requerimientos de capital para todas las entidades financieras, en un momento donde precisamente el capital es un bien relativamente escaso.

Aunque los tipos de interés históricamente bajos en muchas zonas geográficas hacen que el coste del capital en estos momentos en niveles también históricamente mínimos, nos dejan un futuro panorama sombrío, con capitales regulatorios en máximos niveles y subidas de tipos de interés que aumenten su coste.